Coaching y desarrollo personal
ASPIRANTE A Nº 1 EN COACHING Y DESARROLLO PERSONAL

Tu coach: 7 pasos para asegurarte de que tu Coach se lo está currando (2)

Tu Coach: 7 pasos para asegurarte de que se lo está currando (2)

Tu Coach: En el primer artículo nos preguntábamos “¿Cómo es tu Coach?” Después comenzamos a enumerar esos pasos a tener en cuenta a la hora de realizar tu proceso de Coaching, para que tengas la seguridad de que tu Coach se lo está currando.

Tu CoachLos 7 pasos para saber si tu Coach se lo está currando son éstos:

  • Ten claro por qué quieres un coach
  • Toma responsabilidad de todo lo que te pasa
  • Identifica un objetivo para el proceso de coaching
  • Identifica un objetivo para cada sesión
  • Estate preparado para enfocar tus pensamientos en ti mismo
  • Si no te está ayudando, dilo
  • Comunícate

Hoy continuaré con el tercer punto.

Paso 3: Fija un objetivo para el proceso completo de Coaching

Determinar qué es lo que quieres conseguir…

exactamente mediante el proceso de Coaching es vital para poder controlarlo. Aunque posiblemente disfrutes de las reuniones e incluso salgas de ellas con esa sensación de bienestar, inspirado o revitalizado, también es posible que un día de repente te des cuenta de que llevas un montón de tiempo con tu coach y sin embargo no has avanzado demasiado hacia lo que querías al principio.

Aunque antes de comenzar tu proceso hayas reflexionado las razones por las que no necesitas un asesor, ni un entrenador, ni un consultor, ni un terapeuta, sino un coach, has de asegurarte de que inviertes tiempo suficiente durante las fases primarias en analizar tus aspiraciones, identificar tus metas, determinar tus objetivos y fijar tus metas. La mejor forma de hacer esto es mediante la técnica eSMART.

Quizá tienes clarísimo lo que NO quieres…

o incluso lo que aún no has conseguido pero no lo que SI quieres. No pasa nada, siempre y cuando te asegures de que tu coach se mantiene centrado en este paso primario de clarificación de objetivos antes de que decidáis avanzar.

Aunque te parezca algo inverosímil, hay muchas evidencias que sugieren que si eres capaz de utilizar tu imaginación para visualizarte vívidamente logrando tu objetivo, ya estás en camino de conseguirlo, igual que si lo haces hundiéndote, estás avocado al fracaso. No se trata de simplemente ponerte a imaginar una situación ideal y recrearte. Esto, por muy “artificial” que parezca, forma parte de nuestros procesos cognitivos de forma habitual, es decir, que lo hacemos constantemente aunque no nos demos cuenta.

Hay un estudio muy conocido de Visualización Creativa en el Deporte, en el que científicos rusos comparaban cuatro grupos de atletas olímpicos en dependencia de sus horarios de entreno:

      • Grupo 1 – 100% entrenamiento físico;
      • Grupo 2 – 75% entrenamiento físico más 25% entrenamiento mental;
      • Grupo 3 – 50% entrenamiento físico más 50% entrenamiento mental;
      • Grupo 4 – 25% entrenamiento físico más 75% entrenamiento mental.

Los resultados demostraban que el grupo 4, con el 75% de su tiempo dedicado al entrenamiento mental, fue el que mejor rendimiento tuvo: Los soviéticos habían descubierto que las imágenes mentales pueden ejercer como preludio a impulsos musculares*.

*Robert Scaglione, William Cummins, Karate of Okinawa: Building Warrior Spirit, Tuttle Publishing, 1993, ISBN 0-9626484-0-X.

Martin, K.A., Hall, C. R. (1995). “Using Mental Imagery to Enhance Intrinsic Motivation.” Journal of Sport and Exercise Psychology, 17(1), 54-69.

Un método muy útil…

que es la mar de sencillo y que, según mi experiencia y la de los clientes a quienes se lo he sugerido, es el siguiente; es muy efectivo para mantenerse centrado en los objetivos: escribe el enunciado de tu meta claramente, en una sola frase (ver cómo escribir objetivos eSMART en mis manuales) y cuélgala o pégala en alguna pared donde la puedas ver constantemente, y cada vez que vayas a hacer algo relacionado con ese objetivo y te veas delante del enunciado, pregúntate: “Esto que voy a hacer, ¿qué relación tiene con mis objetivos?” Si no está directamente relacionado con la consecución de la meta, entonces es mejor que vuelvas a pensar si es el momento para realizar esa tarea o si quizá debes colocarla en otro lugar en tu escala de prioridades.

Paso 4: Fija un objetivo para cada sesión de Coaching

¿Qué resultados esperas obtener hoy?

Lo primero a tener en cuenta es ¿cuáles son tus expectativas para esta sesión en concreto?, ¿qué asunto en concreto quieres trabajar? Quizá una buena forma de describir esa meta para la sesión sería preguntarte: ¿cómo sabrías si esta fue una buena sesión? A menudo los coachees ven por sí mismos que esta pregunta tiene mucha conexión con lo que querían sacar de la sesión. Por ejemplo: “yo sabría si esta sesión ha valido la pena/ha sido buena/provechosa si termino y me siento centrado y motivado”. Entonces el coach te preguntará algo así: “¿qué crees que debería ocurrir para que tú te sientas centrado y motivado?” o “¿qué cosas te hacen sentir centrado y motivado? o “¿qué significa centrado para ti?”… etc.

Este pequeño ejercicio que puedes realizar previamente a la sesión, te ayudará a tener tus objetivos en cuenta y también a habituarte a decidir lo que quieres de cada una.

Paso 5: Estate preparado para enfocar tus pensamientos y emociones en ti mismo

No todo el mundo está preparado, o dispuesto a hacer ciertas reflexiones sobre sí mismo y sobre su vida en general, sus circunstancias. Esta profundización, a la que necesariamente has de estar dispuesto y preparado, hará que afloren muchas cosas y tomas de conciencia. Algunas puede que incluso, en principio, duelan, para después terminar de sanar. Otras puede que sean motivo de grandes alegrías y tranquilidad mental. En fin, sea lo que sea, necesitas estar preparado y dispuesto a cuestionarte a ti mismo. De lo contrario el coaching no funciona.

Si tu coach no te pone delante un espejo en el que verte reflejado, no provoca a través del diálogo que seas capaz de tomar conciencia de cosas de las que antes no eras consciente, háblale, díselo. El coaching se trata de eso.

Paso 6: Si no te está ayudando, dilo

Lo anterior enlaza muy bien con este penúltimo paso para saber si tu coach se lo está currando. Es importantísimo que te sientas lo suficientemente cómodo y en confianza con tu coach como para decirle que hay algunas cosas que te parece que no están funcionando. La labor de tu coach es extremadamente complicada y a veces es posible que empatice tanto contigo, que se esté adentrando un poco más de lo debido y así no te está ayudando. Pero si no se lo dices, puede que él o ella solos no caigan en la cuenta, puede que no sean conscientes de ello, puesto que por muy coach que sea, al final somos igual que el resto de los seres humanos. Hay cosas de las que no somos conscientes hasta que se enciende la bombilla o nos lo hacen saber.

Y por fin llegamos al paso último: el 7.

tu coach se lo está currando?Paso 7: Comunica, comunica, comunica

Crear una relación con tu Coach

Por último, para asegurarte de que tu Coach se lo está currando, es bueno que te comuniques con él o ella de forma regular. La esencia del coaching al fin y al cabo es crear una relación que se base en la comunicación abierta entre dos personas, el Coachee y el Coach.

Personalmente todavía no he hecho coaching a deportistas, pero según me han contado algunos coaches deportivos, la mayoría de sus clientes están habituados a reflexionar sobre su rendimiento y progreso, así como al hecho de compartir estas reflexiones con sus coaches. Sin embargo, esto no es tan habitual cuando se trata de clientes de otros ámbitos, especialmente en el mundo empresarial, por lo que, a menos que seas deportista y estés acostumbrado, lo normal es que sea necesario un esfuerzo mayor y comunicar constantemente.

Aunque siempre les digo a mis clientes que estoy disponible para ellos entre sesiones, he notado que en las fases iniciales del proceso es bastante raro que contacten conmigo, sin embargo a medida que la relación va madurando, el feedback constante se va haciendo cada vez más habitual. Es muy bueno que, en lugar de esperar hasta la próxima sesión, compartas situaciones, progresos, pensamientos, conductas, reacciones y resultados con tu Coach: no solo os beneficiará en vuestra relación de coaching, sino que además tendréis material adelantado para vuestro próximo encuentro.

Resumiendo los 7 pasos de esta serie, lo importante para asegurarte de que tu coach se lo está currando, es ser proactivo en cuanto a tu propio progreso y desarrollo, y exigirle a tu coach que utilice las competencias correspondientes, entre las que están el feedback, evitar al máximo posible que las conversaciones se desvíen y ayudarte a identificar y/o definir tus objetivos, tanto personales como del proceso y de cada sesión.

 

Artículos relacionados

Tu Coach: 7 pasos para asegurarte que se lo está currando (1)
Tu Coach: 7 Razones para tener un coach

Un excelente ejemplo de lo que es un coach: Toni Nadal, el tío de Rafa

Life Coach: ¿Qué es un Life Coach?
Beneficios del Coaching
Beneficios del Coaching Personal

Joven Emprendedor

Deja un comentario


Suscríbete para recibir los posts

Datos de Contacto

Teléfono: +(34) 658810144
Skype: esther.roche

Aviso Legal

La propietaria de esta web y su contenido es Dña. Esther Roche Polo. Queda prohibida la transmisión, cesión, venta, alquiler y/o exposición pública de esta web sin expresa autorización. Aviso Legal completo.

Shares
¿Emprendes también en Internet?
Si quieres hacer o rediseñar una web BIEN desde 0
Te recomiendo pasar por Coach2Coach
  • Introduce los datos solicitados
  • Comprueba tu email y tu bandeja de SPAM porque recibirás un email de confirmación
  • Esther o Mayte contactarán contigo en cuanto puedan
  • Rogamos máxima seriedad
* Lamentamos que, por diferencia de horarios, no realizamos sesiones informativas en América, Asia y Australia.
* Detesto el SPAM tanto como tú: nunca compartiré tus datos con nadie