Coaching y desarrollo personal
ASPIRANTE A Nº 1 EN COACHING Y DESARROLLO PERSONAL

Creencias limitantes: no es tan fácil como lo pintan

Creencias limitantes: no es tan fácil como lo pintan

Las creencias limitantes son parte de nuestro “sistema operativo”. Son una especie de patrón inconsciente que nos guía en todos nuestros comportamientos y actitudes.

Creencias Limitantes

Aquí vemos la representación de una creencia emocionalmente competente, “¡Sí puedo! ¡Vamos!”, porque está generada por una emoción básica del ser humano: la alegría, no solamente por el pensamiento racional.

“No os creáis nada. No importa dónde lo leáis, o quién lo haya dicho; aunque lo haya dicho yo, a menos que concuerde con vuestra propia razón y vuestro sentido común” Buda.

Las creencias limitantes, o mejor dicho, los artículos sobre creencias limitantes, circulan por internet errantes, sin rumbo, sin apenas base científica. Como yo soy una persona demasiado racional, (que me preocupa, no os creáis, esto no es del todo bueno para las personas), cuando se habla de cualquier cosa sin que esté basada en hechos, me pone un poco mal. Las opiniones de todo el mundo son respetables, y tenemos que aceptarlas como tales, cada cual tiene su propia visión e interpretación del mundo. Pero, he de admitirlo, me da un poco de rabia esos mensajes que circulan que están basados en el pensamiento positivo o en las famosas “afirmaciones”, mensajes del tipo: cambiar es fácil, cambia tu vida pensando en positivo, etc. Quizá esta es una de mis propias creencias limitantes y debería empezar a cambiarla. Y por eso quiero dejar claro que, ante todo, respeto todas esas opiniones y creencias, aunque yo siempre quiera ir más allá buscando los hechos que las corroboran.

quiero dejar claro que, ante todo, respeto todas esas opiniones y creencias, aunque yo siempre quiera ir más allá buscando los hechos que las corroboran.
Lo primero, no es fácil cambiar el pensamiento. Aunque sí es más fácil que cambiar las creencias limitantes. Estas corrientes ultra liberales de pensamiento positivo fomentan y difunden la idea de que los pensamientos influyen en la vida, cosa que es muy cierta, pero llevando este concepto al extremo paroxismo de forma ridícula aunque efectiva, aprovechándose de ciertas debilidades humanas. Según estos movimientos – ideados a base de costosas estrategias de marketing y sacando partido de la proliferación de libros de autoayuda y de blogs y artículos al mismo efecto – para conseguir exactamente lo que uno quiere solo hay que concentrarse, manifestar esos deseos e voilá. Pero si no incidimos sobre el origen de esos pensamientos que nos limitan, es decir, las creencias limitantes, seguramente volveremos a las andadas. En fin, ya lo dijo Buda: “No os creáis nada. No importa dónde lo leáis, o quién lo haya dicho; aunque lo haya dicho yo, a menos que concuerde con vuestra propia razón y vuestro sentido común”
Estas corrientes ultra liberales de pensamiento positivo difunden la idea de que los pensamientos influyen en la vida, cosa muy cierta, pero llevando este concepto al extremo paroxismo de forma ridícula aunque efectiva, aprovechándose de ciertas debilidades humanas.

Pues a lo que iba. Resulta que me encontré un artículo, que no voy a desvelar, porque creo sinceramente que está escrito con honestidad y sin ánimo de conducir a nadie a conclusiones erróneas ni engañosas, igual que creo que no existe esa intención por parte de la mayoría, cuidado. A esta persona, le envié, como figura abajo, mi opinión, que estoy segura encontraréis interesante, porque es precisamente una interpretación personal, pero racional, desde la ciencia, no desde la creencia, de las creencias limitantes.

Estimado xxxxxx, en primer lugar, gracias por compartir tu post y presentar a gente que quizá lo desconocía, el ho´oponopono. 

Es un hecho biológico que las creencias son conexiones nerviosas o sinapsis entre neuronas que se refuerzan a base de repetición emocionalmente competente.
Sin embargo, me gustaría, sin acritud, discrepar contigo. Verás, estoy en desacuerdo por algo muy sencillo: no es que crea, es que sé que en efecto, podemos dejar ir e incluso borrar nuestras creencias limitantes, y hasta ahí todos de acuerdo. Sé que podemos borrarlas porque es un hecho biológico que las creencias limitantes y las potenciadoras, todas, son conexiones nerviosas o sinapsis entre neuronas que se refuerzan a base de repetición emocionalmente competente. Esto significa que si eso sobre lo que opinamos, juzgamos o pensamos, lo provoca una emoción, la opinión, juicio o pensamiento se va reforzando cada vez que lo pensamos, opinamos o juzgamos, sea consciente o inconscientemente. Por ello, las creencias no se forman ni se eliminan fácilmente, por simple repetición, aunque como dices, sea desde el corazón. Como bien sabemos, no podemos “ordenar” a nuestro corazón que origine una emoción, porque las emociones precisamente están en nuestro sistema límbico, y son meramente reacciones químicas de nuestro cerebro. 

Si yo ahora digo: “quiero sentir alegría o miedo o tristeza o ira, de verdad, lo digo desde mi corazón”, seguramente no lo voy a conseguir, porque no hay un desencadenante fisiológico, es decir, emocional. Es aquí donde, ya lo habrás detectado, no estoy de acuerdo con la forma que indicas para destruir o borrar nuestras creencias limitantes. No es tan fácil. 

1º, cuando dices “dirígete a tu inconsciente y dile…” La mayor parte de la gente que te pueda leer, seguramente no conoce la forma de dirigirse a su inconsciente, que tampoco es fácil. De hecho, es muy difícil dirigirse al propio inconsciente desde la consciencia, es un oxymoron. Es como decir conciencia inconsciente

No podemos “ordenar” a nuestro corazón que origine una emoción

En 2º lugar: Si ese pensamiento que propones, como decía antes, no es desencadenado por una emoción, puede servir, sí, pero no estás destruyendo la creencia, una de las pautas más profundas y decisivas de nuestro inconsciente que guían nuestros comportamientos y actitudes, sino que estás incidiendo sobre el pensamiento, es decir, sobre un nivel lógico mucho más superficial, por lo que podrás, poco a poco, con mucho tesón y entrenamiento, ir cambiando tus pensamientos…. cosa estupenda por otro lado! Y en esto tienes toda la razón! Pero es lo que decía al principio, las creencias se refuerzan durante muuuucho tiempo, o mediante emociones. Si queremos tomar el camino que propones, a través del pensamiento positivo, será un camino muy muy largo, y seguramente a mitad de camino, al no ver resultados flagrantes, empecemos a pensar que “esto no sirve para nada” y nos demos por vencidos. 

Esto no es así a no ser que haya una emoción que desate ese pensamiento racional y consciente

En definitiva, planteas el cambio de creencias limitantes como algo sencillo, racional y consciente, como si el hecho de repetir estas frases desde el corazón (no posible) durante unas semanas pudiese eliminarlas, y bajo mi punto de vista, por lo que he estudiado, esto no es así a no ser que haya una emoción que desate ese pensamiento racional y consciente. En mi opinión, esta visión que compartes puede llevar a conclusiones defectuosas por parte de tu audiencia. 

Vuelvo a subrayar que sí es posible cambiar e incluso eliminar creencias limitantes, nuestro cerebro es plástico y se puede moldear. Igual que formamos una creencia en un segundo por una emoción sumamente fuerte, se desmonta con una emoción sumamente fuerte. No así con el pensamiento consciente. Un ejemplo: 

Fulanito un día tiene un terrible accidente de tráfico. Forma otra más de sus creencias limitantes: “Nunca más podré ponerme tras un volante”. Pasan meses, lo que sea, de terapia conductual o incluso cognitiva, no hay manera. Utiliza técnicas del tipo que indicas, se dice a sí mismo que no hay razón, que siempre condujo bien, que aquello fue algo fortuito, que puede conducir si se lo propone, que perdona a esa creencia etc. Pero cada vez que lo intenta, sudores fríos, nada. Un día su hijo enferma gravísimamente. Esa emoción (miedo por la vida de su hijo) le “obliga” a coger el coche. Se acabó la creencia.

Os dejo un vídeo que muestra cómo funcionan las creencias. El experimento al que hace referencia, creo que es inventado, pues he buscado referencias a diestro y siniestro por internet y no hay prueba fehaciente de que en efecto dicha investigación tuviese lugar. Pero sí pienso que pudo haber ocurrido o que las creencias se forman de la manera en que lo describen aquí, con estos monos tan monos… 🙂

Artículos Relacionados:

El número de artículos en los que hablo de las creencias en mi blog es inmenso. Podéis poner en el buscador de End2End (arriba a la derecha): “creencias” y os salen 3 páginas de artículos que contienen esta palabra. Aquí solamente os cito los que más concretamente hablan de ello.

 

Foto | ApuestasDeportesOnline

Comparte si te ha parecido interesante, comenta, discute, debate. 🙂

16 comentarios
  1. Buenos días!
    Una consulta…qué opináis de los audios subliminales como medio para reprogramar nuestras creencias??
    Gracias!

    • hola María…
      uf, la respuesta es muy compleja. Yo opino que, en parte, pueden ser efectivas. Pero siempre y cuando se haga un esfuerzo y se sepa cómo hacerlo. También han de estar preparados (los audios) para la persona específica que los va a escuchar. En definitiva, así, en general, me parecen poco efectivos.
      Saludos
      Esther

  2. HAy varios métodos muy efectivos para cambiar creencias limitantes, uno de ellos es PSYCH-K, en la web puedes buscar comprobaciones científicas de esta técnica, Te puedo asegurar que son rápidos y notorios los cambios, los experimenté personalmente , era muy ansiosa, tomaba tranquilizantes y ahora soy muchísimo más tranquila y relajada y no tomo más esa medicación y eso que había probado tantas cosas antes..Te permite comunicarte con tu subconciente, donde se realizan los cambios duraderos que generan nuestros hábitos, y descubrir cuales son tus bloqueos y cambiar por creencias potenciadoras.
    Responder

    • Gracias por tu comentario Lidia.
      No pongo en duda nada que no haya probado. Por tanto no puedo poner en duda Psych-K porque lo conozco aunque no lo he experimentado. Seguramente habrá gente a quien le funciona muy muy bien, como a ti; otra gente a quien le vaya normal, y otros que no tengan una buena experiencia. Pasa con todo. Por eso no puedo poner ni este, ni ningún otro método en duda.
      Lo que sí sé es que nada que merezca la pena es fácil. Y cambiar las creencias, primero desaprendiendo las que tenemos, no es fácil. Por muy buenos que sean algunos métodos, ninguno puede decir que estén exentos de esfuerzo y dificultad.
      De nuevo gracias por tu comentario!
      Esther

  3. con psych-k en segundo las cambias coser y cantar..bueno quizas coser y cantar sea mas dificil que cambiar creecias con psych-k
    mas info en mi web

    • Buenos días Josue
      Está muy bien que comentes y des tu opinión, pero puedes dar algo más de información a los lectores? Así parece que solamente tratas de poner un backlink y autopromocionar tu sitio web.
      Gracias!
      Esther

  4. Soy Coach y certificada como Practitioner de PNL desde hace 6 años, aún así sigo aprendiendo, cuestionandome y buscando respuestas.

    Una de mis mayores comeduras de cabeza es cómo cambiar creencias. No digo q no funcione, pero a mí personalmente no me sirven las técnicas de PNL, es por ello q no las utilizo en mis sesiones, he visto a personas q les han funcionado en el momento de la demostración, (en mi opinión por la presión del momento), pero ya no ha tenido efecto después.

    En el ejemplo q has puesto, creo q no existe emoción más fuerte q el miedo. Que el hombre conduzca cuando la hija está muy enferma no quiere decir que se vea capaz de hacerlo de nuevo en una situación relajada.

    De la misma forma no creo que todas las creencias sean formadas por fuertes emociones. Hay niños que les repiten toda la vida q son vagos y al final se consideran vagos aún sin una fuerte emoción de por medio, creo q de ahí el hecho de que se puedan llevar a cabo creencias mediante afirmaciones positivas, pero llevaría mucho tiempo.

    El motivo de escribir es que he encontrado un tu artículo cierto realismo que no veo en muchos de los coaches q conozco, y me gustaría conocer un poco más sobre tus métodos respecto al cambio de creencias y compartir mis ideas.
    Un saludo!

    • Hola María,

      Gracias por tu elaborado comentario y por exponer tus ideas, que son de gran valor.

      En efecto, el tema de las creencias está muy en pañales y mucha gente pretende hacer ver que es la solución a todos nuestros males y que es relativamente fácil modificarlas o sustituirlas. En mi opinión, es prácticamente imposible. Si bien es cierto que ya el hecho de identificarlas es un gran paso adelante, los siguientes pasos (transformarlas, hacer que trabajen en nuestro beneficio o eliminarlas) son muy, muy, muy difíciles y si se quisiese hacer “dentro” de un proceso de coaching, el mismo sería interminable, incluso aun siendo un proceso con ese objetivo concreto y único.

      Lamentablemente, el “subidón” que da un máster de coaching, sobre todo aquellos que se enfocan en este tema (ya sabes que, según la escuela, se enfocan más en unas cosas o en otras. Gracias que yo soy naturalmente una persona extremadamente -demasiado- pragmática y racional, por lo que de siempre me “he llevado” mejor con el coaching más pragmático, el americano), provoca que los mismos coaches tengan una tendencia a dar a las creencias una importancia exagerada y no probada. Se quedan con el “mensaje” y no profundizan en el conocimiento de cómo funciona el cerebro realmente. Pregunta a cualquier coach, a ver cuántos te saben explicar las funciones específicas del cerebro reptiliano, el límbico y el cortex, o a través de qué se liberan neurotransmisores, como la dopamina, entre neuronas. O cómo afecta la dopamina a los circuitos de recompensa del cerebro. Ni pajolera idea.

      Quedarse en la superficie para mí no es una opción. Parece que para muchos sí lo es y andan por ahí fomentando la idea de que para cambiar creencias solamente hay que querer, que el coaching es la varita mágica que soluciona todos los problemas y en fin, que es oro todo lo que reluce. Todo eso me recuerda mucho a la corriente filosófica (para mí pseudo-filosófica) del nuevo pensamiento, que me da mucho repelús. Hay quienes se decantan por seguir a elementos del tipo Rhonda Byrne, Louise Hay, Wayne Dyer, and the like, y otros que nos decantamos por estudiar, aunque sea algo superficialmente a veces, la psicología humanista y sus antecedentes (William James, Jung, Maslow, Rogers), el existencialismo y el humanismo filosóficos de Kirkegaard, Ortega y Gasset, Unamuno, Sartre, Fromm, la psicología cognitiva o incluso historia, antropología o física. Personalmente, lo que más tengo que agradecer al coaching es que fue el detonante de mi curiosidad y genuino interés en todos estos temas y muchos más, hilando unos con otros. El coaching, per se, me ha enseñado poco. Pero sí me enseñó a ser consciente de infinidad de cosas. Cosas que me hicieron cambiar de perspectiva… y de algunas creencias.

      Por eso, sí creo es que se pueden cambiar creencias, no “voluntariamente”, sino a través de una experiencia “reveladora”, una “epifanía”, llámale como quieras, que por lo general suele ir vinculada a una emoción fuerte. Emoción que, según la persona, puede pasar totalmente desapercibida, pese a estar ahí en el momento. Tal vez, para experimentar tales “revelaciones”, es necesario que concurran N variables simultáneamente en nuestro ser, una combinación súper específica y precisa que desconocemos, no lo sé. Creo que la capacidad y la posibilidad, habemus. Pero llegar a encontrar esa especie de “fórmula” de eventos químicos, físicos, emocionales, contextuales, etc… ya lo veo harto difícil.

      Lo que insisto es que, aunque, como bien dices, las creencias se van formando generalmente a través de tiempo y repetición, creo se “desmontan” al contrario: de un plumazo y con emoción, pero involuntariamente. Es mi opinión. Seguro que a todos nos ha ocurrido alguna vez en la vida. El caso es que, si lográsemos inducir este tipo de experiencias de forma voluntaria, entonces creo que el cambio de creencias sería no solo posible sino altamente recomendable. Mejor nos iría.

      Ha sido un placer contestarte. He sido consciente de cosas nuevas. Gracias.
      Cuando quieras quedamos para un café y comentamos.
      Saludos
      Esther

  5. Que técnica puedo usar para cambiar mis creencias limitantes?

    • hola Julián
      Es muy difícil hacerlo solo. Yo te recomendaría un buen coach especializado en ello o un buen especialista en PNL, o si van juntas ambas cosas, mejor aún.
      Saludos
      Esther

  6. Yo creo que la emoción es el combustible que necesita el pensamiento consciente para transformarse en creencia, de nada sirve estarse repitiendo afirmaciones constantemente si no existe ninguna carga emocional.

  7. Bueno si esto dicen que no funciona, entonces digan que sí funciona, todos tenemos creencias que cambiar.

    • Rafael,
      no digo que no funcione. Sí funciona, pero hay que ser conscientes de que las creencias son operativas a nivel inconsciente, por lo que están muy arraigadas y supone un gran esfuerzo cambiarlas. No se trata de hacer cuatro ejercicios de afirmación o cosas así.
      Y en efecto, todos, sin lugar a dudas y sin excepción, tenemos creencias que cambiar, y no solamente respecto a nosotros mismos sino respecto al mundo que nos rodea.
      Saludos cordiales
      Esther

  8. De acuerdo contigo en que las frases y pensamientos positivos son incapaces de cambiar una creencia limitante. Sí creo, y por eso los mando a veces, que puede dar un pequeño empujón, pero ciertamente, desear no es suficiente. Hace falta una técnica. Yo afortunadamente tengo varias que uso, pero desde el principio de que es la emoción la que hay que cambiar, porque es la que genera la creencia y la alimenta con energía, y en el cerebro lo que no se usa se pierde.

    En 5 o 10 minutos se puede liberar una creencia, pero no creo en el hoponopono, lo usé hace muchos años, buscando cosas que funcionaran, ni en nada que no haga que la amígdala reprocese la información.

    • Veo que eres entonces “de las mías” Ana! Gracias por el comentario.
      Por qué no nos dejas un enlace a algún post que hayas escrito al respecto y que pueda ampliar y mejorar la información?? 😉
      Abrazo
      Esther

Deja un comentario


Suscríbete para recibir los posts

Datos de Contacto

Teléfono: +(34) 658810144
Skype: esther.roche

Aviso Legal

La propietaria de esta web y su contenido es Dña. Esther Roche Polo. Queda prohibida la transmisión, cesión, venta, alquiler y/o exposición pública de esta web sin expresa autorización. Aviso Legal completo.

Shares
¿Emprendes también en Internet?
Si quieres hacer o rediseñar una web BIEN desde 0
Te recomiendo pasar por Coach2Coach
  • Introduce los datos solicitados
  • Comprueba tu email y tu bandeja de SPAM porque recibirás un email de confirmación
  • Esther o Mayte contactarán contigo en cuanto puedan
  • Rogamos máxima seriedad
* Lamentamos que, por diferencia de horarios, no realizamos sesiones informativas en América, Asia y Australia.
* Detesto el SPAM tanto como tú: nunca compartiré tus datos con nadie