Coaching personal y para emprendedores
Llámame +34 - 658810144

Creencias limitadoras

Creencias limitadoras

¿Qué son las creencias limitadoras y cómo ayuda el coaching?

Breve y simplemente explicado, las creencias limitadoras son parte de la estructura mental, “sistema operativo” o programación, bajo los que opera el ser humano y su relación con nuestro “mapa” personal de percibir el mundo. Son nuestros paradigmas personales.

Creencias limitadoras, creencias limitantes

Las creencias limitadoras o creencias limitantes son para nosotros HECHOS pero no lo son.

¿Qué son las creencias limitadoras o limitantes? Nuestra percepción o interpretación de la realidad está influida por nuestra propia experiencia. La realidad “real” y “nuestra realidad” es como un territorio y el mapa que lo representa. El mapa es eso, una representación, no es el territorio mismo, ¿no es así? Pues la relación que hacemos entre la realidad y nuestra interpretación de ella, es algo parecido a esa relación mapa-territorio.

Percibimos la realidad a través de nuestros propios filtros, que hemos ido acumulando desde que nacimos hasta hoy. Es decir, tenemos nuestro propio mapa del mundo, de la realidad. Este mapa bajo el que operamos determina lo que para nosotros es LA realidad, pero no es así, es NUESTRA realidad.

Ese sistema operativo está formado por experiencias, valores, aprendizajes, CREENCIAS. Éstas no son más que certezas que damos por hechas, que nos guían sin ser conscientes de ello y que nos HACEN ACTUAR DE UN MODO DETERMINADO.

Ejemplo: tú y yo trabajamos en la misma empresa. Ambos en las mismas condiciones, con similares carreras y trayectoria profesional, salarios, etc. Llega un día que deciden prescindir de los dos. La realidad es la misma. ¿Cierto? Tú interpretas esta nueva realidad como una oportunidad de mejorar, de aprender otras cosas, de cambiar y crecer como profesional y como ser humano. Yo… me hundo en la miseria. (Este sería un ejemplo de creencias limitadoras). La situación es exactamente la misma para ambos, sin embargo, como tenemos creencias distintas, éstas nos llevan a actuar, reaccionar y comportarnos de distinto modo. Para mí es una dificultad, es una de mis creencias limitadoras. Para ti una oportunidad.

Se puede decir que nuestro sistema de creencias es una especie de “conjunto de normas” bajo las cuales vivimos. Son los principios de acción sobre los que actuamos COMO SI fueran ciertos. Son nuestra capacidad de conseguir cosas, así como de evitarlas. Son nuestros catalizadores (las creencias potenciadoras), así como nuestros miedos y nuestros límites (creencias limitadoras o limitantes). Otro ejemplo, más específico: debido a mis experiencias personales del pasado, yo puedo tener la creencia de que “no se puede confiar en los amigos”, por lo que con ellos actuaré y me comportaré en base a esa creencia.

Las creencias limitadoras no son inamovibles, sino que cambian como resultado de nuevas experiencias o de una acción consciente de cambiarlas. La manera más sencilla de identificar creencias limitadoras es a través del lenguaje, de las expresiones que escogemos al hablar, de lo que decimos. La elección de las palabras es un proceso inconsciente y revela la forma de pensar de la persona. También podemos preguntarnos repetidamente “por qué” o mejor aún, “para qué” aunque debemos esperar una cierta resistencia ya que no nos gusta explicar las razones por las que hacemos las cosas por temor a encontrar ciertas verdades sobre nosotros mismos.

Prestemos atención a las siguientes creencias limitadoras:

  • Operadores modales: “No debería estar aquí”, “No tengo fuerza de voluntad para…”, “No soy apto para…”, “No soy capaz de estudiar una carrera” “No puedo adelgazar”. ¿Por qué? ¿Qué pruebas o evidencias tienes de ello? ¿Qué cosas te hacen pensar eso?
  • Nominalizaciones: Los valores son creencias personales y constituyen por sí mismos nominalizaciones. “Por honor”, “La fidelidad es lo primero”, “La familia hace que yo saque lo mejor de mí mismo”, “Para ser alguien en la vida hay que estudiar mucho y ganar mucho dinero”. ¿Por qué haces cosas por conceptos? ¿Qué hay detrás de esa cortina?
  • Causa-efecto: “Si intento montar mi propio negocio, puedo fracasar”, “Si fracaso seré el hazmerreír de todos”, “Si muestro afecto por mis empleados, mis compañeros, mis hijos, se van a creer que soy débil y me tomarán el pelo”. ¿Por qué? ¿Qué te hace creer eso?
  • Cuantificadores universales: “Todos los políticos son unos sinvergüenzas”, “Siempre que voy de empiezo algo, no lo termino”, “Nunca tengo suerte con mis parejas”. ¿Por qué piensas eso? ¿Todos? ¿Siempre? ¿Nunca? ¿Ha habido excepciones en tu experiencia? ¿Ninguna? ¿Seguro?
  • Ejecución perdida: “La letra con sangre entra”, “Quien bien te quiere, te hará llorar”, “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. ¿Por qué crees esas cosas? ¿Porque las cree todo el mundo?

Importantísimo observar que SI SIEMPRE HACES LO MISMO SIEMPRE OBTENDRÁS LOS MISMOS RESULTADOS. Piensa en esto.

Quizá con estos ejemplos puedas llegar a identificar algunas de tus propias creencias limitadoras. Esto lleva su tiempo. Además de tener muchas otras funciones y beneficios, si deseas identificar tus propias creencias limitadoras de un modo más rápido y eficaz, un coach es la forma más efectiva, ya que la identificación de creencias limitadoras es una parte esencial del proceso de Coaching.

Como ejemplo, te cuento una de tantas experiencias personales respecto a mis creencias. Hace años, yo no era consciente del nombre exacto de estas cosas que me llevaban a actuar de cierto modo, ni de que lo hacemos guiados por nuestros propios programas mentales… Una de mis creencias limitadoras más arraigadas era “nunca servirás para estudiar”. (Algo que mi madre me repetía sin cesar, y que no obstante me obligaba a hacer por otro lado, porque era lo que “tenía” que hacer). Tengo 42 años recién cumplidos. Volví a estudiar con 36, y no he parado. Ahora soy autodidacta y en estos momentos estoy estudiando neurociencia (el funcionamiento del cerebro y de la mente, básicamente). ¡Me encanta estudiar! ¡Me apasiona aprender! Pero una de mis creencias limitadoras fue durante muchos años que no me gustaba estudiar porque yo no era buena para eso.

¿Te das cuenta de cómo una creencia limitadora tan simple como ésa puede influir tu vida?

Artículos Relacionados

Firma Entradas Lozana End2End Coaching

Comentarios

  1. [...] tenéis artículos sobre la emoción del miedo, sobre cómo superarlo; posts sobre cómo nuestras creencias, siendo nosotros prácticamente inconscientes de ellas, rigen nuestras vidas y decisiones; [...]

  2. Hugo Ojeda dice:

    Me parece muy cierto, nuestras creencias limitatorias nos detienen, nuestras limitaciones de la mano con el miedo, el que dirán nos hacen no solo parar también retroceder. Gracias a Ud. estoy aprendiendo lo que es el couching y la verdad me encanta, me es fácil comunicarme con la gente, con los jóvenes, hace poco realizamos un proyecto muy lindo llamado Primer Empleo, el resultado fue muy muy bueno. Gracias por su aporte constante

    1. Esther Roche dice:

      Hola Hugo!
      Creo que, casualmente, hoy te di las gracias por compartir uno de mis artículos en Twitter, verdad?
      Estoy encantada de que lo que escribo sirva de ayuda, de utilidad o de referente para que las personas tomen conciencia de su propio potencial y de que a menudo somos nosotros mismos quienes nos limitamos, y no los factores externos, que, dicho sea de paso, vienen muy bien a la hora de encontrar excusas.
      Un placer y espero seguir viéndote por aquí y por TwitterLand!
      Esther

Esther Roche también escribe en

Newsletter

Si quieres recibir nuestros artículos en tu correo suscríbete [ninja-popup ID=5316]aquí[/ninja-popup]

Entradas Recientes

Datos de Contacto

C/ Brasil, 4,
Torrejón de Ardoz
Madrid
Teléfono: +(34) 658810144
Skype: esther.roche

Aviso Legal

La propietaria de esta web y su contenido es Dña. Esther Roche Polo, en adelante “la propietaria”. Queda prohibida la transmisión, cesión, venta, alquiler y/o exposición pública de esta web sin la expresa autorización de su dueño.

¿Quieres una Sesión Gratis?
Te ofrezco una Sesión Gratuita de 30 - 45 minutos para que pruebes el Coaching sin ningún compromiso
  • Introduce los datos solicitados
  • Comprueba tu email (si en 48 horas no has recibido noticias mías es posible que mi email esté en tu SPAM)
  • Sigue las instrucciones del email para solicitar cita
  • Ten en cuenta posible diferencia horaria con Madrid
  • Solicítame por Skype esther.roche
* Detesto el SPAM tanto como tú: nunca compartiré tus datos con nadie