Coaching y desarrollo personal
ASPIRANTE A Nº 1 EN COACHING Y DESARROLLO PERSONAL

Coaching: Hoy he Despedido a Mis Jefes

Coaching: Hoy he Despedido a mis Jefes

Sin acritud, ni malos rollos, (y sin sesión de Coaching previa ni posterior) hoy he despedido a mis jefes en una gran multinacional de seguros. He roto mi cascarón. ¿Qué tal?

CoachingCuidado, no es la primera vez que lo hago. De hecho a la hora de despedir a mis jefes soy implacable, no hay vuelta atrás, no doy segundas oportunidades… y llevo ya unos cuantos acumulados… es decir, todos aquellos para los que he trabajado por cuenta ajena y que, todo hay que decirlo, han sido siempre comprensivos, complacientes y amables. Pero, por haber despedido a mis jefes ya varias veces, ¿tiene el acto menos valor? No lo creo. Al contrario: pienso que en esta ocasión, en la que voy a dedicarme por fin plenamente a mis dos pasiones, el coaching y escribir, tiene más importancia y valor que ninguna de las anteriores, por dos razones, una positiva y otra menos positiva:

…esto puede ser la tormenta perfecta para algunos, y yo quiero estar en ese barco.
  1. La menos positiva es que las circunstancias externas actuales son mucho más precarias y desfavorables que nunca antes. En efecto, la situación económica y laboral en nuestro país no es de lo más boyante, y seguramente mucha gente piense que los que nos decidimos a despedir a nuestros jefes somos unos “taraos”. Sin embargo, tengo la firme convicción de que esta dura crisis que azota a tantos millones de personas no va a afectar tan negativamente al coaching, la actividad que vengo desarrollando desde hace unos pocos años y que pretendo expandir, a la vez que mi experiencia, horizontes y conocimientos. Al contrario, estoy segura de que, con el coaching, puedo contribuir aunque sólo sea un diminuto grano de arena a que la rueda vuelva a ponerse en marcha. En tiempos de crisis, o te reinventas, o la has … fastidiado. En realidad todo es relativo – ya lo dijo Albert – y lo que muchos ven como “carencia de” (de trabajo, de suerte, de motivación, de medios, de recursos…) otros lo vemos como oportunidades, aunque tengamos TAMBIÉN algunas de esas carencias: yo me voy con una mano delante y otra detrás, sin colchón, sin red y sin flotador. Parcial carencia de recursos, pero motivación, ganas y energía en abundancia. Con estas dos manitas y el resto de esos recursos que poseo por dentro, los de fuera son casi irrelevantes: esto puede ser la tormenta perfecta para algunos, y yo quiero estar en ese barco.
    …me voy con una mano delante y otra detrás, sin colchón, sin red y sin flotador. Parcial carencia de recursos, pero motivación, ganas y energía en abundancia.
  2. Pero la positiva es muy muy positiva: las otras veces que despedí a mis jefes en American Express y después en Kimberly Clark, ambas en Brighton, Inglaterra, lo hice para dar un giro PERSONAL a mi vida. El primero me desembarcó en una maravillosa isla del Caribe en la que mi concepción del mundo y de la vida fueron dando tumbos hasta terminar en un vuelco brutal pero siempre bienvenido y, creo, bien aprovechado. Fue como un coaching a mí misma a través del cambio y el aprendizaje, sin siquiera ser consciente de ello. El segundo me desembarcó en otra isla, esta vez del Atlántico, donde emprendí mi primer negocio por un capricho de esos que tienes desde que recuerdas, pero que realmente no concordaba en absoluto conmigo. Y ese fue el único “pero”. Cuando te propones unos objetivos que no son coherentes contigo mismo, tu forma de ser, tus valores, lo que de verdad te gusta y para lo que eres bueno, al final no te sientes satisfecho. Sí gané dinero, sí que tuvo éxito, sí me sirvió como experiencia inicial, y muchos otros síes, pero también me aburría soberanamente. En esta ocasión es diferente. Por fin recordé (porque este ya fue uno de mis objetivos allá en la UK, cuando despedí a alguien por primera vez), decía que por fin, hace un par de años o tres, tras superar un “insignificante” cáncer, recordé cuáles eran mis objetivos: ayudar a la gente a descubrir los suyos, marcarlos en una hoja de ruta y lograrlos. O sea, el Coaching. Esta es la GRAN diferencia entre aquellos despidos y este, y la razón por la que esta vez la envergadura de mi decisión, de mi elección, no sé si es más significativa (aquellas tuvieron especial importancia y relevancia también en cuanto a mi modo de observar e interpretar el mundo y a las personas), pero desde luego sí será más fructífera laboralmente, porque me voy a dedicar de pleno, 100%, con toda mi alma, a lo que verdaderamente es mi pasión: el Coaching y escribir.
    …por fin, hace un par de años o tres, tras superar un “insignificante” cáncer, recordé cuáles eran mis objetivos: ayudar a la gente a descubrir los suyos, marcarlos en una hoja de ruta y lograrlos. O sea, el Coaching.

El sentimiento de satisfacción del que reboso es casi imposible de expresar con palabras. Es el placer de sentir que estás haciendo verdaderamente lo que tienes que hacer, lo que te pide tu instinto a la vez que tu razón, siendo plenamente consciente de que nadie te obliga a tomar la decisión, que tú eres y serás totalmente responsable de todas y cada una de las consecuencias. Eso es llevar las riendas de tu vida. ¿Quieres experimentar lo mismo?

Artículos relacionados:

*Este libro que escribí estuvo disponible de forma gratuita durante el primer año de vida de la web End2EndCoaching. Su precio actual son 3,08€

1 comentario

Deja un comentario


Suscríbete para recibir los posts

Datos de Contacto

Teléfono: +(34) 658810144
Skype: esther.roche

Aviso Legal

La propietaria de esta web y su contenido es Dña. Esther Roche Polo. Queda prohibida la transmisión, cesión, venta, alquiler y/o exposición pública de esta web sin expresa autorización. Aviso Legal completo.

Shares
¿Emprendes también en Internet?
Si quieres hacer o rediseñar una web BIEN desde 0
Te recomiendo pasar por Coach2Coach
  • Introduce los datos solicitados
  • Comprueba tu email y tu bandeja de SPAM porque recibirás un email de confirmación
  • Esther o Mayte contactarán contigo en cuanto puedan
  • Rogamos máxima seriedad
* Lamentamos que, por diferencia de horarios, no realizamos sesiones informativas en América, Asia y Australia.
* Detesto el SPAM tanto como tú: nunca compartiré tus datos con nadie